Disponible 24 / 7 / 365 Denver
idioma: English Spanish
idioma: English Spanish

Leyes de conducción en estado de ebriedad y consecuencias en Minneapolis

La razón más común para los arrestos criminales en Minneapolis involucra acusaciones de conducir en estado de ebriedad (DWI). Las leyes estatales de DWI se aplican estrictamente, y las consecuencias que conlleva una condena por este delito podrían alterar su vida para siempre.

Comprender estas leyes y sus consecuencias puede ser importante si ha sido arrestado por DWI. Como parte del desarrollo de una defensa sólida, es importante comprender los fundamentos que el estado debe probar más allá de toda duda razonable.

No se enfrente a los fiscales por su cuenta. El estado no dudará en perseguir agresivamente una condena en su caso, independientemente de su inocencia o culpa. Ahora es el momento de proteger sus derechos con la ayuda de un sólido asesor legal. Llame hoy a los abogados de Gerald Miller para obtener más información.

 

Comprensión de las leyes de conducción en estado de ebriedad en Minneapolis

Hay numerosas leyes que regulan beber y conducir en Minneapolis. Además de las leyes que prohíben DWI, también existen estatutos secundarios como las leyes de consentimiento implícito. Cada uno de estos estatutos trabaja en conjunto durante el curso de un caso de DWI.

Leyes de conducción en estado de ebriedad

Hay dos elementos principales que la acusación debe probar para asegurar una condena bajo Leyes de DWI de Minneapolis. Primero, el estado debe demostrar que usted conducía, operaba o tenía el control físico de un vehículo. En otras palabras, es posible obtener una condena por DWI en casos en los que no está conduciendo un vehículo. El control físico es un término subjetivo, pero generalmente implica tener los medios para conducir un vehículo en cualquier momento. Eso a menudo incluye estar en el asiento delantero del vehículo mientras tiene las llaves en su poder.

También hay un elemento relacionado con el deterioro en estos casos. El estado debe demostrar que el conductor estaba afectado por drogas o alcohol en el momento en que conducía o tenía el control de un vehículo. La ley proporciona al estado siete opciones diferentes para probar el impedimento, pero solo necesitan confiar en una de ellas. Estas opciones incluyen:

  1. la persona está bajo la influencia del alcohol;
  2. la persona está bajo la influencia de una sustancia controlada;
  3. la persona está bajo la influencia de una sustancia intoxicante y la persona sabe o tiene motivos para saber que la sustancia tiene la capacidad de causar deterioro;
  4. la persona está bajo la influencia de una combinación de dos o más de los elementos mencionados en las cláusulas (1) a (3);
  5. la concentración de alcohol de la persona en el momento, o medida dentro de las dos horas posteriores al momento, de conducir, operar o tener el control físico del vehículo motorizado es 0.08 o más;
  6. el vehículo es un vehículo de motor comercial y la concentración de alcohol de la persona en el momento, o según lo medido dentro de las dos horas posteriores al momento, de conducir, operar o tener el control físico del vehículo de motor comercial es de 0.04 o más; o
  7. el cuerpo de la persona contiene cualquier cantidad de una sustancia controlada enumerada en el Anexo I o II, o su metabolito, que no sea marihuana o tetrahidrocannabinol.

Ley de consentimiento implícito

Como todas las ciudades, Minneapolis ha adoptado algo conocido como leyes de "consentimiento implícito". La ley de consentimiento implícito sostiene que cualquier persona que opere, conduzca o tenga el control físico de un vehículo motorizado en cualquier lugar dentro de la ciudad de Minneapolis ha dado su consentimiento implícito para dar muestras de sangre, aliento u orina con el fin de determinar si son dañado. Esta ley se aplica incluso si un automovilista desconoce la existencia de la ley.

Es importante tener en cuenta que la policía no puede exigirle que se someta a pruebas químicas sin un motivo. Las leyes de consentimiento implícito solo se aplican cuando un oficial tiene una causa probable para creer que un conductor está incapacitado. Para establecer una causa probable, un oficial podría presenciar:

  • Un conductor con aliento alcohólico durante una parada de tráfico,
  • Conducción errática como zigzaguear sobre la línea central, o
  • Un fracaso en las pruebas de sobriedad de campo estandarizadas.

Hay consecuencias que vienen con el incumplimiento. Si una persona se niega a someterse a pruebas químicas, la policía puede arrestar a esa persona y buscar opciones de pruebas adicionales. La negativa es también un cargo criminal en sí mismo. Si es declarado culpable de este delito menor grave, podría enfrentar hasta un año de cárcel y una multa de $3,000. Esto se suma a las sanciones que se imponen por una condena por DWI.

Leyes de Confiscación de Vehículos

En determinadas circunstancias, la ley permite que los fiscales busquen el decomiso de los bienes que se utilizaron en la comisión de un delito. En los casos de DWI, esto puede incluir el vehículo que conducía una persona cuando fue arrestada bajo sospecha de conducir en estado de ebriedad.

El oficial que lo arrestó en un caso de DWI tiene la discreción de solicitar o no el decomiso. Esto se hace a menudo en el momento del arresto. El decomiso civil se maneja administrativamente, lo que significa que no tiene lugar durante el juicio penal.

Existe un proceso para disputar la confiscación, especialmente si el dueño del vehículo no es la persona acusada de DWI. Esto comienza con un requisito de notificación establecido en Sección 169A.63 del Estatuto de Minneapolis. De acuerdo con el estatuto, se debe proporcionar el siguiente aviso:

ADVERTENCIA: Si tiene un interés de propiedad en la propiedad descrita anteriormente y no fue la persona arrestada cuando se incautó la propiedad, perderá automáticamente la propiedad descrita anteriormente y el derecho a ser escuchado en el tribunal si no notifica a la fiscalía. autoridad de su interés por escrito dentro de los 60 días.

 

Consecuencias de una condena por DWI en Minneapolis

Hay diversas consecuencias que vienen con una condena por DWI. El alcance de sus sanciones dependerá de algunos factores, pero el más importante es su historial criminal anterior. Si tiene condenas recientes por DWI en su registro, puede esperar que las sanciones de una condena posterior sean más severas. En total, hay diferentes categorías de delitos de DWI. Estos delitos pueden ser delitos menores o mayores dependiendo de la cantidad de factores agravantes que estén presentes.

Cada condena conlleva ciertas penas. Estas sanciones incluyen tiempo en la cárcel, multas, la suspensión de su licencia e incluso consecuencias colaterales. Nuestra firma podría ayudarlo a trabajar para minimizar o eliminar cada una de estas sanciones.

  • Encarcelamiento. Los delincuentes por primera vez generalmente enfrentan hasta 90 días en la cárcel por una condena por DWI. Por una condena por un delito grave, podría recibir una sentencia de hasta 7 años en una prisión estatal.
  • Multas. los multas por un DWI la convicción también varía. Podría enfrentarse a miles de dólares en multas después de una condena.
  • Suspensión de licencia. También hay suspensiones de licencias administrativas que vienen con un caso de DWI. Nuestra firma podría defenderlo en un tribunal penal y, al mismo tiempo, ayudarlo con su caso administrativo.
  • Consecuencias colaterales. Las consecuencias colaterales son las consecuencias de una condena penal que no se derivan directamente de la ley penal. Estas consecuencias son a menudo sociales y no se pueden reducir a través de un acuerdo de culpabilidad. El ejemplo más común es la pérdida de empleo.

Reducir el impacto de una condena

El objetivo final de cualquier persona acusada de DWI es evitar una condena. Sin embargo, hay casos en los que ese resultado es poco probable. Incluso cuando una condena es un resultado probable, nuestra firma podría ayudar a reducir o eliminar algunas de las sanciones asociadas con un caso de DWI en Minneapolis.

En algunos casos, nuestra firma podría ayudarlo a negociar un acuerdo de culpabilidad que le impida pasar más tiempo tras las rejas. Alternativamente, podríamos negociar un acuerdo de culpabilidad que limite sus multas u otras consecuencias financieras.

También existen opciones bajo la ley que podrían permitirle declararse culpable pero eventualmente evitar una condena. Esto es posible cuando el tribunal difiere su sentencia para permitirle completar una serie de objetivos establecidos por el juez. Un abogado podría aconsejarle si esta es una opción en su caso.

 

Hable con un abogado sobre su caso de DWI en Minneapolis

Si lo condenan por DWI en Minneapolis, podría enfrentar graves consecuencias que afectarán su vida en los años venideros. Si bien la ley establece los motivos de una condena, también proporciona motivos para una defensa viable en su caso.

Los abogados de Gerald Miller están preparados para buscar justicia agresivamente en su caso. Si está listo para discutir sus opciones de defensa, ahora es el momento de comunicarse. Llámenos para una consulta gratuita de inmediato.

Contenido relacionado: Leyes, sanciones y multas de conducción en estado de ebriedad de Minnesota

Acerca del autor.

cody wright

Cody Wright es un abogado dedicado en casos de DWI / DUI en Gerald Miller PA en Minnesota. Él se asegura de que su voz se escuche en un sistema que a menudo desalienta al acusado de hablar. Recibió su título de abogado en Mitchell College of Law.

 

Obtenga una consulta gratis

Actuar rápidamente minimizará el impacto. ¡No espere, actúe ahora!