Disponible 24 / 7 / 365

Lo que necesita saber cuando enfrenta un DWI en Minneapolis

Si ha sido arrestado bajo sospecha de conducir en estado de ebriedad (DWI) en Minneapolis, hay varias cosas que debe saber. Enfrentarse a un arresto puede ser preocupante, pero no es momento de rendirse.

El Abogado defensor de DWI podría ayudarlo a luchar contra estos cargos. Con la estrategia de defensa adecuada, podría evitar una condena o resolver su caso de manera favorable. Obtener el resultado que prefiere requiere que tome medidas activamente para fortalecer su caso.

Los abogados de Gerald Miller tienen un historial sobresaliente en la lucha contra los cargos de DWI y la victoria. Nuestra firma entiende lo que implica una defensa sólida y estamos listos para ayudarlo a contraatacar. Comuníquese de inmediato para su consulta gratuita.

Las sanciones por DWI pueden ser elevadas

Podría estar viendo serias consecuencias por una condena por DWI. Si lo declaran culpable del delito, corre el riesgo de ir a la cárcel, multas, suspensión de la licencia y otras consecuencias que podrían durar toda la vida. Sus sanciones dependen en gran medida del número de condenas anteriores que haya tenido en los últimos 10 años.

Primera ofensa

La mayoría de las personas que son condenadas por su primer DWI no enfrentarán tiempo adicional en la cárcel luego de su arresto. Sin embargo, esta condena puede conducir a hasta 90 días de cárcel, una multa de $3,000 o una combinación de ambas. Si su BAC es de .16 o más, podría enfrentar hasta un año de cárcel y una multa de no más de $3,000.

Reincidencia

A segundo DWI sigue siendo un delito menor, y también conlleva una pena de hasta 90 días de cárcel y una multa de $1,000. Sin embargo, existen penas obligatorias mínimas asociadas con una segunda condena. También es posible enfrentar hasta un año de cárcel si su BAC era el doble del límite legal.

Tercera Ofensa

Una tercera condena en diez años también es un delito menor. Sin embargo, este delito siempre conlleva un máximo de un año de cárcel y una multa de no más de $3,000. Este delito también tiene la pena mínima más alta de cualquier delito menor DWI.

Delito grave DWI

Después de suficientes condenas previas, ofensas de DWI son tratados como delitos graves en Minneapolis. Una condena por un delito grave es grave y puede llevar a años tras las rejas y miles de dólares en multas. El delito grave de DWI podría conducir a hasta siete años de prisión, una multa de $ 14,000 o una combinación de los dos.

Su condena nunca está garantizada

Las sanciones por una condena pueden ser elevadas, pero es importante recordar que una condena nunca es segura. Tiene derecho a montar una defensa en su caso. Con frecuencia, estas defensas dan como resultado resultados favorables en el juicio, negociaciones razonables con la fiscalía o incluso la desestimación por parte de la fiscalía.

La clave para evitar una condena en su caso de DWI es una fuerte estrategia de defensa. Existen innumerables estrategias de defensa en el derecho penal, pero dos son especialmente comunes en los casos de DWI. Estas estrategias implican cuestionar la legalidad de la parada policial o la admisibilidad de las pruebas químicas.

Desafiando la parada

En su mayor parte, los arrestos por DWI ocurren como parte de las paradas de tráfico. En estos casos, la policía generalmente detiene a un conductor, sospecha de un impedimento y, finalmente, realiza un arresto en función de la evidencia que recopila. Sin embargo, la policía no puede detener a los conductores sin una buena razón.

Todo automovilista protegido por el Cuarta enmienda a la Constitución. La Cuarta Enmienda protege contra registros e incautaciones ilegales. Si la policía hace una parada de tráfico sin motivos legales para hacerlo, está violando la enmienda.

Las consecuencias de un registro o incautación ilegales son significativas. Cualquier evidencia que la policía recupere durante o después de la detención será excluida del juicio. Si la policía lo detiene sin una razón válida, su abogado podría excluir cualquier evidencia recuperada por motivos constitucionales. Esto podría incluir admisiones de consumo de alcohol o incluso los resultados de una prueba de aliento.

Negarse a una prueba de aliento es un delito

Hay varias formas en que el estado puede probar el impedimento en un caso de DWI. El método más comúnmente utilizado por el estado involucra evidencia de que operó un vehículo con una concentración de alcohol en la sangre (BAC) de .08 o más. Demostrar que su BAC estaba por encima del límite implica someterse a pruebas de sangre, aliento u orina.

Estas pruebas solo son precisas cuando se realizan y analizan adecuadamente. Eso significa que si la policía o un técnico de laboratorio criminal no sigue el protocolo, los resultados de su prueba podrían mostrar un falso positivo. Por esa razón, el incumplimiento del protocolo podría resultar en la exclusión de los resultados de su prueba en el juicio.

Los resultados de las pruebas de sangre, aliento u orina son a menudo la evidencia clave que el estado tiene en su contra. Si su abogado puede anular esos resultados, sus posibilidades de absolución son mucho mayores.

Rechazar las pruebas de sobriedad de campo no es un delito

Hay consecuencias que vienen con negarse a una prueba de aliento, sangre u orina después de un arresto por DWI. No ocurre lo mismo cuando se trata de los estandarizados. pruebas de sobriedad de campo ofrecido en la carretera por la policía. Estas pruebas son poco más que ejercicios no científicos y la ley no requiere que usted se someta a ellas.

Nunca hay una buena razón para aceptar pruebas de sobriedad en el campo. En general, la policía se basa en tres pruebas comunes: la prueba de caminar y girar, la prueba de nistagmo de mirada horizontal y el soporte de una pierna. Cada prueba tiene ciertos marcadores que la policía busca y que supuestamente son indicadores de deterioro.

Desafortunadamente, estos indicadores también pueden significar algo más. Es posible que tropiece en el camino para caminar y girar debido a la grava suelta o la iluminación tenue. Podría registrarse como afectado en la prueba de nistagmo de mirada horizontal debido a condiciones médicas. Estas pruebas están diseñadas para conducir a una condena y usted no está obligado a realizarlas.

No tiene que discutir su arresto con la policía

Si ha sido arrestado por la policía bajo sospecha de DWI, puede contar con que le harán preguntas. Estas preguntas pueden comenzar al costado de la carretera donde ocurrió el arresto, continuar mientras lo transportan a la estación de policía y solo terminar después de que se haya sometido a una prueba de aliento y esté encarcelado. Si bien debe proporcionar ciertos detalles a la policía, como su nombre y dirección, no tiene la obligación de hablar sobre su arresto. De hecho, es mejor si no hablas de nada con la policía.

Tienes derecho a guardar silencio gracias a la enmienda 5 de la Constitución de los Estados Unidos. La policía no puede obligarlo a responder preguntas sobre su caso. Esto es importante, ya que cualquier cosa que diga voluntariamente puede usarse en su contra en el juicio.

Las preguntas que hace la policía están diseñadas para proporcionar evidencia de su culpabilidad. Admitir que estaba bebiendo o que tiene un recipiente abierto en el automóvil puede ser suficiente para condenarlo en algunos casos. Debe saber que no tiene la obligación de discutir nada de esto con la policía.

Tienes derecho a un abogado

También es importante recordar que no tiene que enfrentar el desafío de un juicio penal por su cuenta. Tiene derecho a un abogado, y la ley le garantiza representación legal si no puede pagarla.

Por supuesto, es más probable que presente una defensa sólida con la ayuda de un abogado privado. Contratar un asesor legal que pueda dedicar su tiempo y esfuerzo a su caso podría ser la mejor opción para asegurar el resultado justo que se merece.

Hable con Gerald Miller sobre su caso de DWI

Enfrentar cargos criminales después de un arresto por DWI nunca es fácil. Hay muchas cosas a considerar en un caso de DWI, pero la primera decisión que debe tomar es el abogado que contrata.

Los abogados de Gerald Miller entienden el proceso de DWI. Tenemos una amplia experiencia en la defensa de los acusados ​​en estos casos y estamos orgullosos de nuestra trayectoria de éxito. Deje que nuestra firma sirva como sus defensores y construya la defensa que se merece. Contactar con nosotros tan pronto como sea posible para su consulta gratuita.

Contenido relacionado: ¿Qué sucede cuando obtiene un DWI en Minneapolis?

Acerca del autor.

cody wright

Cody Wright es un abogado dedicado en casos de DWI / DUI en Gerald Miller PA en Minnesota. Él se asegura de que su voz se escuche en un sistema que a menudo desalienta al acusado de hablar. Recibió su título de abogado en Mitchell College of Law.

 

Obtenga una consulta gratis

Actuar rápidamente minimizará el impacto. ¡No espere, actúe ahora!