Disponible 24 / 7 / 365 San Diego
idioma: English Spanish
idioma: English Spanish

El comportamiento del conductor es importante en los casos de DWI

Los escenarios típicos de DWI incluyen un conductor que opera un vehículo de manera errática o no pasa las pruebas de sobriedad de campo (FST) y / o concentración de alcohol en sangre (BAC). Sin embargo, el comportamiento de un conductor durante una parada de tráfico a menudo juega un papel importante en un caso de DWI y puede conducir a una condena incluso cuando ninguna de estas pruebas está disponible.

El Tribunal de Apelaciones de Minnesota en Minnesota contra Yackel, 2016 WL 687339 (No reportado 2016) proporciona un ejemplo convincente de conducta que se debe evitar cuando se enfrenta la perspectiva de un arresto por DWI. Aunque no es una decisión informada, el caso es interesante porque revela qué no hacer si lo detienen por DWI.

Testimonios de oficiales y testigos Evidencia crítica en caso de DWI

El oficial detuvo un vehículo después de recibir un informe de una mujer ebria en el asiento del conductor de un vehículo blanco, preparándose para alejarse de un bar.

El oficial notó que la mujer estaba sentada en el asiento del conductor y extendió su brazo alrededor de la puerta en un intento de usar una llave para silenciar la alarma. Al parecer, un pasajero estaba junto al vehículo esperando que lo dejaran entrar.

Después de que se acercó y le habló a través de la ventana del vehículo, el oficial notó que el conductor parecía desaliñado y probablemente había estado llorando. El oficial presuntamente observó ojos inyectados en sangre, llorosos, olor a alcohol que emanaba del automovilista y dificultad para hablar.

Cuando el oficial le pidió al automovilista que se identificara, el comportamiento del conductor fue polémico. Varias veces le dijo al oficial que la dejara en paz. Después de luchar para encontrar su licencia de conducir en su bolso, tiró el contenido de la bolsa al suelo.

El pasajero que esperaba para subir al vehículo le dijo al oficial que el conductor había accedido a llevarlo a casa. El oficial observó que la automovilista continuaba agitando los brazos y discutiendo cuando salía de su vehículo. La testigo ciudadana también indicó que el comportamiento de la conductora indicaba que estaba ebria.

La corte ratifica la condena por DWI basada en el comportamiento del conductor solo

El tribunal de primera instancia otorgó una moción de juicio sumario indicando que la evidencia era suficiente para respaldar una DWI de cuarto grado condena y la decisión fue confirmada en apelación.

El Tribunal de Apelaciones señaló una letanía de pruebas fácticas que, en conjunto, fueron suficientes para respaldar la condena de DWI:

  • Testimonio tanto del oficial como del ciudadano testigo de que el imputado apareció ebrio
  • La admisión del automovilista a beber una bebida alcohólica poco tiempo antes del arresto
  • Observaciones de intoxicación por parte del oficial (por ejemplo, dificultad para hablar, ojos rojos y llorosos, olor a alcohol que emana del acusado y falta de coordinación)

El acusado respondió argumentando que la evidencia enumerada era circunstancial, por lo que era apropiado un estándar de revisión más exigente. El tribunal tomó nota del estándar de revisión para evidencia circunstancial implica dos puntas:

  1. Identificación de las circunstancias proporcionadas
  2. Examen independiente de la razonabilidad de las inferencias que se pueden extraer de estas circunstancias para determinar si son consistentes con alguna conclusión racional distinta de la culpa.

El tribunal indicó que este estándar más alto de revisión no era apropiado porque la evidencia era “evidencia directa”. El tribunal aclaró que el término "prueba directa" se refiere a la evidencia derivada de la observación o el conocimiento personal sin depender de inferencias o presunciones.

El tribunal concluyó que el jurado se basó en el testimonio del oficial y el ciudadano testigo de que el acusado estaba ebrio con base en la observación directa de los testigos de la conducta del acusado.

Esta parada fue manejada tan mal por el acusado que el oficial ni siquiera sintió la necesidad de realizar pruebas de sobriedad de campo y / o pruebas de aliento para respaldar el cargo por DWI. El acusado cometió una letanía de errores, incluso gritarle al oficial. Esto se agravó al tirar su bolso al suelo, lo que constituye un comportamiento algo anormal.

Recuerde tener cuidado con sus modales si se detiene después de beber alcohol

Mientras que los automovilistas pueden protegerse afirmando su derecho a no responder preguntas acerca de sus actividades y rechazar las pruebas de sobriedad en el campo, esto debe hacerse de manera cortés. El objetivo no es extender la interacción o darle al oficial más tiempo para observar la condición y comportamiento del automovilista.

El olor a alcohol en el aliento de un conductor u otros signos físicos de intoxicación son más notables si el comportamiento de un conductor se vuelve beligerante, como al entablar un combate verbal con el oficial.

Si un oficial lo detiene después de haber consumido alcohol, la mejor práctica es hacer valer cortésmente sus derechos y preguntar si puede irse.

Aunque el oficial puede negarse a permitirle que se vaya, la indicación del oficial de que no puede irse puede generar derechos adicionales.

Busque asesoría legal de inmediato

Si ha sido arrestado por DWI, lo invitamos a hablar con un Abogado de Minnesota DWI en Gerald Miller, PA lo antes posible. Cuanto antes se comunique con nosotros, antes podremos comenzar a proteger sus derechos.

Contáctenos hoy para programar su evaluación de caso gratuita y confidencial.

Acerca del autor.

gerald molinero

Gerald Miller es un abogado de DWI / DUI de primer nivel y con experiencia en Gerald Miller PA en Minneapolis, MN. Tiene más de 35 años de experiencia en la práctica de Defensa Penal. También ha sido mentor de numerosos abogados defensores de DUI / DWI.

 

Obtenga una consulta gratis

Actuar rápidamente minimizará el impacto. ¡No espere, actúe ahora!